NUESTRA ESPIRITUALIDAD

NUESTRA INSTITUCIÓN PERTENECE A LA ESPIRITUALIDAD FRANCISCANA. EN ELLA ANCLAMOS NUESTRA LABOR EDUCATIVA PARA SEGUIR LAS HUELLAS DE SAN FRANCISCO DE ASÍS. 
ESTE FUE EL LEGADO QUE NOS ENTREGÓ NUESTRA QUERIDA MADRE FUNDADORA «SIERVA DE DIOS MERCEDES DEL NIÑO JESÚS GUERRA».
La espiritualidad de los franciscanos (menores, clarisas, regulares y seglares) es idéntica a la de su fundador en lo fundamental, y la podemos encontrar resumida en estas palabras de San Francisco: «La Regla y Vida de los Hermanos Menores es esta: observar el santo evangelio de nuestro Señor Jesucristo, Viviendo en obediencia, sin nada propio y en castidad» (2 Reg) 1).
Observar el evangelio y los consejos evangelios es algo que los franciscanos tienen en común con las demás órdenes religiosas, pero el nombre de Hermanos Menores pone el acento en que este ideal hay que vivirlo en humildad y fraternidad. «El que quiera ser mayor se haga como el menor». «Ser el Hijo de Dios, nos ha dejado un ejemplo encarnándose en María la Virgen, naciendo pobre en Belén, viviendo pobre y pergrino en este mundo y humillándose hasta la muerte en cruz, en obediencia perfecto a la voluntad del Padre». 
 
Los franciscanos están llamados a conservar:
  • El espíritu de la santa oración y devoción «sobre todas las demás cosas o actividades, que deben realizarse fiel y devotamente».
  • La pobreza, al contrario que en las ordenes precedentes, debe ser absoluta, individual y colectivamente.
  • Vivir del propio trabajo y, en caso de necesidad, pueden recurrir a la mesa del Señor o sea la mendicación sin avergonzarse, porque también porque Cristo se hizo pobre y peregrino en este mundo.
PARA CONOCER MAS: